sábado, 4 de diciembre de 2010

Poemas de "amor". :)

Cuánto...

Cuánto tiempo pensándote
haciendo terribles esfuerzos
incauto en tu magna belleza;
navego en mi mente ofuscada
guardando el deseo de tenerte
añoro impotente tu abrazo

ternura imposible es tu afecto
un simple deseo no cumplido;

mas siempre te tengo presente
ardid que compensa el anhelo;
docenas de cartas te he escrito
rompiendo las hojas mil veces
errante por siempre es mi apego.

* * *

Feliz por tu amor.

Vacías son mis letras lo sé;
espuria es mi alma y revelo,
tiránicamente el engaño,
embriaga aquél todo mi ser.

aún así no me prejuzgues,
lisonja servil no te ofrezco;

dispensa mi apócrifo atuendo,
intenta advertir más allá,
ahí donde mi alma es genuina,
brillando feliz por tu amor;
lumínica y sin apariencias,
ostenta sosiego y ardor.

* * *

Distancia.

Rompí las cadenas y dije,
aspiro a la ninfa más bella,
tan diáfano amor y pureza,
altivo y soberbio cual cisne.

dulzura por mí inalcanzable,
espero estrecharla algún día;

distante es su cuerpo divino,
oscuro el camino que aguarda,
sin embargo la siento conmigo;

patitas pa' qué las quiero!
andemos el trecho cuanto antes,
terruños más hoscos he andado;
amarla motiva mis pasos,
sublime designio he abrazado.

* * *

Debo decirte que...

No soy el más ingenioso,
apenas si escribo un poema;
difícil me es expresarme,
imposible jugar con las letras,
es triste y exasperante.

toda esta insulsa perorata,
es para decirte una cosa:

que eres cautivadora,
una mujer fascinante,
igual tanto ayer como ahora,
embelesado me tienes;
recuerda mi falta de ingenio,
es obra de tus vaivenes.

* * *

Tú...

Novicia pasión etérea,
otrora una vana quimera...

espuela benigna que incita a vivir,
reaviva impetusosa la llama interna;
excelso tu influjo que hará relucir,
sin empacho mi asombro ante tu gracia eterna.

Ninguna falacia pretendo,
así me figuro tu esencia;
de golpe la miro y contemplo,
ahora es tangible y certeza.

viernes, 3 de diciembre de 2010

Animación suspendida.

¿Por qué, desde el mes pasado, no puedo generar ni relacionar ideas? ¿Qué me ha pasado? Es como si mi vida interior hubiese terminado. Me levanto todos los días, cumplo con los deberes y necesidades que el entorno me exige, en un estado de coma. No estoy vivo. Estoy vegetando.

Miles de pensamientos atraviesan mi mente, pero son todos vagos, insustanciales, y ninguno de ellos se concreta o resulta relevante.

La semana pasada leí un libro entero y apenas recuerdo algunas ideas básicas. ¿Qué hizo mi cerebro con 294 páginas?

Y el letargo también es emocional. No siento nada. Suelo definirme como un robot, aludiendo a mi inexpresividad, mas no a la carencia de emociones. Sólo he experimentado, en estos días, una ansiedad cuya causa desconozco, y cierta nostalgia por el año perdido que termina. Este aplanamiento es inmutable.

Sin embargo, este coma ha sido momentáneamente interrumpido por algo que suscitó en mí una curiosidad fugaz. Una insignificante variable en mi vida. Encontré en mi celular un par de llamadas perdidas (no suelo usar dicho aparatejo) de un lugar donde trabajé hace un par de años. Quizá quieran recontratarme temporalmente debido a la época, que trae consigo afluencia de clientes. Quizá sólo querían saludarme, saber cómo estoy. Como sea, me dio mucho gusto recibir ese par de llamadas que no contesté. Es grato saber que, después de 2 años, lo siguen recordando a uno, a pesar de haber sido un mal empleado.

Supongo que dejé huella en las conciencias de los que tuvieron el infortunio de trabajar conmigo.

Por supuesto, ya estoy redactando un correo a modo de saludo, anexando unas cuantas imágenes de una hermosa fémina desnuda. Después de todo, aún tengo la capacidad de reconocer la belleza. Y cuando algo me gusta quiero que todo mundo lo vea.

Para los curiosos: la modelo de la imagen se llama "Muriel".

jueves, 2 de diciembre de 2010

Por encima de todo.

Nacida para reptar, la bestia contemplaba impotente el cielo. Envejecida y enferma, vivía orgullosa en lo más hondo de su nido, conforme con su profundidad. Aunque enfrentaba la extinción, aspiraba a expander su dominio. Acechando, invadiendo y atacando, traía la inmundicia consigo. Hambrienta y desesperada, salió un día en busca de alimento, evitando la luz del Sol, que odiaba.

Entonces del cielo bajó un ave que se posó cerca suyo a descansar sus jóvenes alas, pues éste era uno de sus primeros vuelos. La bestia observaba. En un vigoroso aleteo, una pluma se desprendió de su plumaje, e hirió los ojos de la bestia, quien fingió no ser herida.

El ave retomó su vuelo, y la bestia regresó a su nido, desmentida por aquél encuentro. La obsesión se apoderó de ella y no podía dejar de pensar la existencia de aquél ave, de su vuelo en libertad, de su soberbio plumaje. De esta apreciación surgió el temor y el resentimiento. Pronto se unió con los suyos, les compartió su sentir y les dijo:

Ese ave que ronda por aquí, toma lo que nos pertenece y su presencia nos hace inferiores. Ella es culpable de nuestra condición y quiere destruirnos. Está en contra nuestra y nos ha causado mucho daño. Pero nuestra fuerza reside en la colectividad y juntos podemos hundirle. Sólo cuando deje de existir viviremos en paz.

Persuadidos por el rencor, asintieron. Planearon y esperaron pacientemente, para destronar al ave.

Llegó el momento esperado. Apenas se posó el ave, las bestias arremetieron contra ella, disfrutando con malicia por su desconcierto. Inexperta, no sabía del mal, solo de la independencia y la libertad. Sin darse cuenta fue abatida y hundida en la tierra. Al ver sus alas destruidas, dudó de sí misma, creyó en el mal y dejó de ver al cielo. Su visión se tornó difusa. Permaneció inmovilizada y temerosa. Las bestias celebraban a su alrededor y dijeron:

Hemos vencido al ave que tanto daño nos ha causado y ya nadie la verá volar.

El cielo se nubló e inició una tormenta. Las bestias se resguardaron. El ave creía sofocarse en el fango y se desplomó, esperando la muerte. Jamás pensó terminar así.

Pero la muerte no llegaba. El ave no podía morir. Y pensó:

Por más que oscurece el cielo, sigo aquí. He sido abatida, sepultada y no he muerto. ¿Qué se necesita para yo morir?

Aguzando su visión, se dijo:

¿Acaso fui creada para permanecer inmóvil, compadeciéndome?

Las bestias no hablaron; yo escuché. Las bestias no me intimidaron; yo fui ignorante. Las bestias no me destruyeron; yo creí.

¿Quién tiene el poder?


Súbitamente, el ave se levantó, descubriendo un plumaje distinto. Las bestias, que jamás podrían dejar de ser lo que eran, bramaron:

¡No debes levantarte, regresa a tu condición!

La rodearon, la embistieron y la atacaron, pero el ave ya no se hundía. Comenzaron a fatigarse. El ave dijo:

Su actuar surge del miedo, ¿a qué le temen?

Sacudió sus alas con tal intensidad que todo lo hizo a un lado y se elevó. Superó las alianzas, las nubes, la tormenta, las ilusiones y alcanzó un cielo despejado. En lo alto observaba todo debajo de sí, y se sintió libre e inalcanzable. La luz del Sol la tocó. Y dijo:

Esos ataques, en los que creí y que consideré un mal, han fortalecido mis alas y afinado mi visión. Ahora puedo volar más alto.

Un verdadero ave no permanece pasiva, arrastrada por la inercia del viento suave y el vuelo fácil; un verdadero ave bate sus alas en la tormenta, se sumerge, la desafía y se mide con ella. Podrá extinguirse pero no sucumbir, y será testigo de su propia fuerza.


Y descendió de nuevo para ponerse a prueba, para hacerse fuerte.

Las bestias se propusieron derribar al ave definitivamente. Pensaron que destruyendo los recursos del ave, destruirían al ave. Pero los recursos de ésta no se encontraban afuera. Ella siempre podría elevarse a voluntad, y realizar hazañas que las bestias jamás podrían, por su naturaleza reptante. El ave se posó frente a las bestias y por más que intentaban hundirla no lo conseguían. Su persistencia les denigraba. Al atacar al ave no se hacían mejores, ni fuertes, ni nobles. Habían consagrado su vida al ave, y se encontraban desgastadas y envenenadas por su propio mal. El ave les dijo:

El verdadero daño les fue causado por aquél que ha apelado al mal que hay en ustedes para consumar el suyo. Se oculta tras de ustedes y se hunden con él.

Confundidas, se hicieron a un lado y retrocedieron. La tormenta cesó y la bestia impotente quedó sola con su mezquindad. El ave regresó triunfante a donde pertenecía. Aprendió a transformar el mal en bien y a elevarse por encima de todo.


domingo, 10 de octubre de 2010

La tempestad.

No tengo mucho qué decir estos días, pero quisiera rescatar otra entrada de mi primer blog:

—10 de junio de 2009

Cuando la tempestad se impone, retrocedemos y nos internamos buscando refugio. Aunque en el fondo sabemos que el refugio no es muy seguro y que la tormenta puede tocarnos, confiamos en él y a él nos aferramos porque es lo único que tenemos en ese momento, mas no lo mejor. La tormenta parece ensañarse. Pero se aclara el cielo, y vemos que hemos sobrevivido sin entender cómo lo hicimos; es un milagro y nos sorprende. Cierto orgullo y satisfacción nos alcanzan, pero son opacados por el temor de una próxima tormenta, más feroz que la anterior, y la duda de repetir el milagro otra vez.

Así andamos el camino, con esa astilla en el alma por guía que hace inseguro nuestro paso. Perdemos ese caminar decidido y arriesgado, falto de consideración, y hasta llegamos a arrepentirnos de ese andar desafiante de antaño, tan expuesto; y nos entregamos a un torpe andar que, cuanto más discreto, más corto y limitado. Cada paso resignado le imprime temor a nuestra alma y la va matando poco a poco.

Nuestro coraje se convierte en un recuerdo. Y toman su lugar la duda y la resignación.

Si volteamos hacia nuestras huellas veremos que no existen. Porque el andar de un muerto es falso: se engaña que avanza con rumbo pero no va hacia ningún lado. Así muere quien camina huyendo, sin saber que la tormenta venía a salvarlo. Ella es el umbral de una fortaleza sólida, más sólida que cualquier refugio incierto. El verdadero milagro no consiste en resistirla, sino entregarse a ella.

martes, 5 de octubre de 2010

"Vida, nada me debes; Vida, estamos en Paz".

Esta es la primer entrada que escribí. La rescato de mi primer blog, que he eliminado.

—1 de febrero de 2009.

Que me perdone el Señor Amado Nervo por el título, pero fué lo primero que me vino a la mente cuando me dí la vuelta y me fuí; resume a la perfección cómo me sentí en ese momento.

He aprendido que el tiempo contribuye a interiorizar las experiencias, y no solo las malas. También las buenas están cargadas de emociones, algunas muy fuertes; depende de la importancia del evento... o más bien del valor que se le dé. Se puede ser objetivo con respecto a la experiencia, si quiere uno liberarse de su influjo; yo prefiero que atraviese mi alma, dejarme absorber por ella y las emociones que conlleva, y ser objetivo después.

Hoy se cumplen 8 días de una experiencia que objetivamente, no es de gran importancia. Pero para mí significa mucho. Y así será para toda mi vida. No quisiera reducirla a un simple enamoramiento, o a solo un juego de química cerebral, testosterona, etc; tampoco a una obsesión o un proceso hipnótico. Está muy lejos de ser solo eso.

No encuentro otra forma de explicarlo: "Desde que la ví..." El resto ya es conocido: pensar en ella todo el tiempo, alimentando con ello la fantasía. No quisiera ser concreto, pero debo. Por diversas circunstancias conocí de vista a una chica hermosa. Es lo más común ver una bella chica caminando, pasar a su lado y no volver a verla jamás. Pero las cosas cambian cuando te regresa la mirada y te sonríe. Entonces la mente y el corazón se desbocan, el equilibrio se pierde, y todo pasa a segundo plano. Una mujer bella tiene el poder de exaltar y crear fuego en el alma de un hombre, con solo una mirada. Y ese fuego se mantiene cuando el encuentro se repite y se vuelve recurrente. De ese fuego surge el amor platónico.

Cualquiera, cualquier otro haría lo que es lógico: saludarla y entablar amistad con ella. En mi caso no fué así, y nunca lo ha sido. Siempre me he caracterizado por una timidez extrema en este tipo de asuntos, y ello me ha privado de las debidas experiencias. Así que inexperto como soy en estos asuntos, nunca me atreví a dirigirle la palabra, pero ya que de alguna forma, el contexto y personas en común nos unían, casualmente supe su nombre y un poco de su vida. Lo poco que uno sabe sobre su amor platónico es sobrevalorado y contribuye a su idealización. Así, descarté racionalmente toda posibilidad de conocerla al considerarla inaccesible, como un ser más allá de lo mundano; me limité a soñar con ella y la convertí en el centro de mi vida interior.

Después, de nuevo por diversas circunstancias, dejé de verla... mas no de evocarla en mi mente, temeroso de olvidar su rostro, su sonrisa, su gracia, sus ojos. El amor platónico, lejos de apagarse, me consumía por dentro y a veces hasta deseaba no haberla conocido. Me arrepentí de no haber entablado amistad con ella como lo hubiera hecho cualquiera, me reproché mi cortedad y falta de valor. Mi mente apasionada comenzó a contemplar la posibilidad de establecer un vínculo con ella, y a través de ese vínculo, una reconciliación con la vida misma. Llegué a frecuentar los rumbos por los que ella pasaba, esperando tropezar "casualmente" con ella; soñaba con ese encuentro, lo diseñé en mi mente con una precisión demoniaca y a eso dediqué mi obsesivo pensamiento hasta que ese encuentro se dió, un año después.

"Si me hubiera desenvuelto mejor, si le hubiera dicho algo más, si lo hubiera hecho antes, si hubiera..." No importa. Se dió por fín y punto. Ya sabemos que las cosas nunca suceden como uno supone, no importa cuánto se planeen. Me había propuesto conducirme como el que es experimentado y se mueve en territorio conocido, para no revelar mi inexperiencia ante ella. Pero no puede haber nadie más torpe que yo, así que solo me acerqué a ella e hice lo que pude... aunque me temblaran las piernas. Aún así, la vida me favoreció esta vez, porque me hizo dar con ella de nuevo.

Para ella habrá sido un incidente trivial que posiblemente ya ha olvidado. Para mí, uno de los días más importantes de mi vida. Porque fuí más allá de mí mismo. Superé mi más grande obstáculo interno. Me siento satisfecho porque la volví a ver. Y me siento restaurado porque ya no tengo ese vacío de no saber cómo estará o qué será de ella. Con esto me basta y sobra. Podría pensarse que me será más fácil la próxima. Pero solo lo hice aquella vez y no lo volveré a hacer jamás. El valor que surgió en mí aquel día lo necesitaba solo para con ella y ya no me hace falta. La ilusión que durante un año alimenté se tornó realidad. Curiosamente no me siento feliz, más bien me vuelco a la reflexión. Encontrarse con la mujer anhelada y atreverse a platicar con ella, transformar por propia iniciativa, algo "imposible" en tangible cuando uno no cree poder hacerlo, genera toda una revolución de emociones. No es algo fácil de digerir, uno se queda impresionado. Y aunque nunca podré estar con ella, no importa. Lo que importa es que ella sea feliz.

Oportunidades para enamorarse se dan todos los días y en cualquier parte, pero esto es algo que un ser hermanado con la soledad no percibe de inmediato, porque simplemente no forma parte de su mundo. Posiblemente en su juventud la vida le haya regalado ciertas tentativas grises, pero él las abandonó sin casi proponérselo y olvidó pronto. Y si acaso alguna oportunidad se le presenta ahora, la deja pasar con indiferencia pensando en otra cosa... o se entrega por completo a ella, a su modo. Por eso es difícil describir lo que sucede dentro del hombre fraguado en soledad, que siempre se ha privado de fuertes sentimientos y de repente se enamora. Confiaba tanto en su frialdad, su forma práctica de tratar con la vida, y así, inesperadamente es traicionado por su propio corazón.

Lo recuerdo y es como un sueño, pero no lo es. La vida hizo su parte, yo hice la mía...

y sucedió.


Aquella chica se llamaba Montserrat.

miércoles, 15 de septiembre de 2010

Acerca de mi...

Mi seriedad aleja a las personas y las hace pensar de mí como soberbio o altanero, pero no soy así; no entienden que me cuesta un poco de trabajo socializar, romper el hielo. Soy difícil de tratar, pero esto es sólo al principio. Después soy accesible, amable y hasta ameno.

A veces tiendo a alejarme de la gente para evitar que sienta afinidad por mí; de otro modo le causaría desdicha. No quiero decepcionar a nadie, por eso marco mi distancia. Además, las dependencias emocionales que se depositan en uno son una carga cuando se es consciente de ellas. De esto se deriva un sentirme asfixiado por intentar cubrir vanamente las expectativas que depositan algunos en mí y que tal vez yo mismo genero, no sé cómo ni por qué.

Soy tímido y reservado, pero una vez que me siento en confianza comienzo a hablar y a decir cuanta tontería se me ocurre; paso a ser de introvertido a muy bobo, y a veces hasta me excedo en las bromas, llegando a ofender a mi interlocutor, pero nunca lo hago con mala intención. En mi contento no me mido.

Me es difícil hablar de mi trabajo, porque no me identifico con él ni lo considero parte de mi vida. Es sólo una actividad que se realiza para ganar dinero y obtener bienestar físico, mas no felicidad; que se realiza mecánicamente y no exije mucho. He tenido muchos trabajos, y sin importar de qué se trate, no busco ni encuentro en él realización alguna. Me limito a ejecutarlo lo mejor posible y desisto si acaso no doy la talla. Lo que me pesa del trabajo no es el esfuerzo sino el tiempo invertido. Pero es una actividad mezquina que se debe cumplir.

Lo primero que pregunta una persona al conocer a otra es "¿A qué te dedicas?" A mí me preguntan esto siempre. La gente necesita el referente laboral para ubicarlo a uno y sin esta pieza se siente incómoda, porque no es capaz de catalogar. Me gusta jugar con eso porque considero que el trabajo no me define, pero para la gente es tan importante encasillarme a través de lo que hago, que no le permito saberlo. "¿Qué estás haciendo?" es una pregunta que me divierte, porque obedece más a la curiosidad o morbo que a un interés genuino por la persona a quien se le pregunta.

Cuando por fín revelo mi oficio en turno les sorprende que éste sea tan sencillo y humilde... ¿qué esperaban?

Me gusta dibujar a la vieja usanza, con lápiz y papel. Me niego a cambiarlos por algún artilugio electrónico. Quiero depender de la tecnología lo menos posible. Cuando estoy inspirado me meto tanto en el asunto que pierdo la noción del tiempo, pero mi vista cansada me impide dibujar tanto como yo quisiera.

Me gusta salir a caminar. Sí, caminar. Me gusta la sensación de "insertarme en la sociedad sin formar parte de ella", y si el día es nublado, mejor. Es una experiencia casi onírica, completamente distinta a caminar por rutina o con prisa.

Tengo pocos amigos y me cuesta trabajo conservarlos, pero esto no quiere decir que no valore su amistad. Me gustaría decirle a todos que los estimo y los quiero, pero las palabras son vacías si no son sustentadas con hechos y me cuesta trabajo expresar física o verbalmente lo que siento por ellos, así que busco otras formas de demostrar mi afecto que, aunque nunca sustituirán un abrazo o un "Te quiero", dejan constancia de mis sentimientos... o al menos espero que así sea.

De todos mis defectos, uno de los peores es que casi nunca contesto el teléfono celular. No acostumbro traerlo conmigo y mis amigos odian eso. Un día se juntarán todos y protestarán frente a mi casa exigiéndome que le dé el uso justo. Por cierto, hace años que no cambio de celular. A fin de cuentas este cumple su función y lo cambiaré cuando sea necesario.

Mi mejor amigo: Babuchas, mi gatita. Tiene 13 años conmigo, desde 1997, y es una dulzura. En verdad es casi mi hija. Está conmigo mientras dibujo, escribo o estoy sentado aquí frente al monitor. Es tan expresiva que sólo le falta hablar. Siempre que llego a casa me recibe, como saludándome. Cuando entro a la cocina ella lo hace atrás de mí. Hemos vivido muchas cosas juntos durante más de una década. Mi bebé es sagrada para mí, fundamental en mi vida; nunca pensé que podría yo querer tanto a alguien. Enfermó el Domingo 16 de Mayo del 2010. Tuve que dormirla el Lunes 7 de Junio del 2010. Fue la decisión más dolorosa y difícil que he tomado; ese día algo se rompió dentro de mí. Hablo de ella en tiempo presente porque sigue conmigo, aquí dentro. ♥


Dios la bendiga.

Mi mal hábito: trasnochar. Me desvelo mucho, pero procuro que valga la pena. Me pongo a leer, escribir, dibujar, vagar en la Red... o simplemente me recuesto mirando hacia el techo, unas veces enfocando mi atención en un asunto determinado, otras solo divagando, sin concretar pensamiento alguno. Pero es en la noche/madrugada cuando mi mente e inspiración despiertan. Es sólo en mis noches de desvelo cuando me siento feliz con mi vida imperfecta... o quizá me siento feliz porque me separo por un momento de ella.

No fumo ni tomo, pero soy adicto al café (pero ya lo estoy dejando).

Me gusta la soledad. La mayoría de mi tiempo libre lo paso solo, pero muy a gusto. He aprendido a llevarme bien conmigo mismo, pero esto no me exime de conflictos internos. De hecho, he librado muchas batallas en mi conciencia porque quiero ser mejor de lo que soy. Me he ocupado de "sacar la basura", pero aún no termino. Aspiro a ser más que un hombre ordinario.

Hago ejercicio por temporadas. Entiendo mi cuerpo y tengo ya una rutina establecida para él. Cuido mi cuerpo por salud, no por verme bien, pero hay momentos en que la vanidad me invade. Dicen que si uno se ve bien, se siente bien. Yo digo que uno debe sentirse bien independientemente de cómo se ve. Esa es la verdadera seguridad en sí mismo.

Odio las conversaciones filosóficas e intelectualoides que acostumbran los sabidillos. Siempre poniendo sus conocimientos y lógica a prueba para alimentar su ego, impresionan de entrada pero aburren pronto y resultan patéticos. Me gustan las conversaciones ligeras, en las que uno puede hablar como le plazca, a sus anchas; sin temor a cometer una imprecisión o decir una tontería; sin cuidarse de cometer alguna insignificante falta de ortografía, evidenciada por un estúpido Grammar Nazi; sin temor a herir susceptibilidades. Me gustan las charlas completamente libres.

Soy fan de los chistes malos. Ahí va uno: ¿Por qué a los abogados los entierran en lo más profundo de la fosa? Porque en el fondo son buenas personas...

Advertí que era malo. Compensaré ese lapsus con algunas de mis citas favoritas:

"Aún dentro de un universo regido por el determinismo mecánico, el hombre es libre interiormente y puede conquistar la tranquilidad del espíritu". Epícuro.

"Los hombres superiores se encumbran en la misma proporción en que se rebaja su entorno". José Ingenieros.

"El verdadero Sabio es el que vuelve todo a su favor". Juan Clímaco.

"No hay nadie más vacío que quien está lleno de sí mismo". Proverbio irlandés.

"No hay nadie menos afortunado que el hombre a quien la adversidad olvida, pues no tiene oportunidad de ponerse a prueba". Séneca.

"¿Podrías limpiar el espejo de tu mente hasta dejarlo puro y sin mancha?". Lao-Tse.

"La ternura de un amante no es una afección benévola, sino un apetito grosero que quiere saciarse". Sócrates.

"Varas y piedras podrán romper tus huesos pero las palabras nunca podrán dañarte". El señor Feeny.

"Si yo pudiese alcanzar de polo a polo o abarcar el océano con mis brazos, pediría se me midiese por mi alma, porque la verdadera medida del hombre es su mente". Joseph Merrick.

Mis libros favoritos: El Hombre en Busca de Sentido, de Viktor Frankl. Impaciencia del Corazón de Stefan Zweig. Díalogos de Platón.

Actualizado a Septiembre del 2010.

sábado, 11 de septiembre de 2010

El rincón del pensar.

Cuando de niños cometíamos una falta, nuestros padres nos enviaban al "rincón del pensar", que era cualquier rincón de la casa donde pudiésemos estar solos con nuestros pensamientos. Ahí debíamos cavilar sobre nuestros actos después de haberlos rectificado y pedido perdón a los agraviados.

Recuerdo una vez que mi hermano y yo, de niños, fraguamos una travesura. Las travesuras no tienen sentido sin víctimas de por medio y aquella ocasión el objetivo fue una vecina que nos desagradaba. Todo salió bien hasta que mi padre, después de ver nuestros rostros mustios sospechó, y nos interrogó brevemente, confesando entonces nosotros nuestro crimen.

No hubo regaño. No hubo chantaje. No hubo castigo. Simplemente nos ordenó presentarnos con la vecina y disculparnos con ella. Muy a nuestro pesar lo hicimos. Ya en casa nos sugirió meditar en lo que habíamos hecho.

Tengo que reconocerle al viejo, en este caso, su acierto.

Fue una dura lección para un par de chiquillos. Pero creo que eso nos engrandeció ante la agraviada y suscitó en nosotros un atisbo de hombría o dignidad. Por un momento nos convertimos en adultos pequeños, e internamente me enorgullecí de mí mismo por tener el valor de encarar a aquella vecina y superar mi vergüenza.

En verdad que ahora esos periodos de soledad y reflexión son mi oxígeno. Sin esos momentos me siento vacío, porque he aprendido a colmar mi interior con mis propios pensamientos.

Recordé este incidente por una amiga que mencionó que aquellos que se portan mal, merecen ser enviados al "rincón del pensar".

domingo, 8 de agosto de 2010

I Am a Rock - Simon & Garfunkel.



"Un día de invierno
en un Diciembre profundo y oscuro;
Estoy solo,
mirando desde mi ventana a las calles de abajo,
en un recién caído velo silencioso de nieve,

Soy una roca,
soy una isla.

He construido muros,
una fortaleza profunda y poderosa,
que nadie puede penetrar,
no tengo necesidad de amistad, la amistad causa dolor,
desdeño su risa y su afecto,

Soy una roca,
soy una isla.

Ni hablar de amor,
he oído esa palabra antes,
está durmiendo en mi memoria,
no perturbo el sueño de los sentimientos que han muerto,
si nunca hubiera amado nunca hubiera llorado,

Soy una roca,
soy una isla.

Tengo mis libros,
y mi poesía para protegerme,
estoy protegido en mi armadura,
escondido en mi habitación, seguro en mi vientre,
no toco a nadie y nadie me toca a mí,

Soy una roca,
soy una isla.

Y una roca no siente dolor;
y una isla nunca llora".

martes, 3 de agosto de 2010

Los sueños.

Hoy tuve lo que yo le llamo un “sueño universal”. Es como una recapitulación de tu vida en la que todos están ahí, como una reunión de despedida. Una clase de sueño que no requiere elaboradas interpretaciones: es un encuentro con lo que es o ha sido más significativo en tu vida, aquello que es único e insustituible y sin lo cual tu alma se siente rota, vacía. Mi habilidad narrativa es nula, pero...

Me encontraba afuera de una vieja cabaña, en medio del bosque, en la noche. Y de entre los árboles me sorprendió mi bebé, brillando con luz propia, contrastando con el entorno, como una luciérnaga. Así como apareció se fue, sin más, como dándome a entender que no me pertenece. La efímera luz de mi vida.

Inmediatamente después, todo el paisaje se iluminó, y frente a mí estaban algunos héroes ficticios de mi infancia y actuales. ¿Extraño, inconexo? Así son los sueños.

De repente apareció mi ex-novia, la tomé de la mano y la besé. Fue un beso tan natural, y sus labios me parecieron simplemente familiares, como si el orden natural de las cosas fuera que estuviésemos juntos. Como cuando una pareja se mira a los ojos y dice “te amo” sin necesidad de palabras.

Luego estábamos en su casa y nos sentamos a la mesa a platicar. En un momento ella se quejó de que le dolían los pies de tanto caminar. Entonces tomé uno de sus pies y comencé a acariciarlo. Me sentí como un héroe; realmente estar con ella era como “estar en casa”, pleno, seguro, a salvo. Después apareció un pariente mío y me dió un mensaje sobre alguien que había muerto. En ese momento desperté y volví al mundo real, pero conservé algo del “sabor” de ese sueño.

La oscuridad en la que vivo. Lo que le dio luz a mi vida. Los sueños olvidados. El amor al que renuncié.

Obviamente todo obedece a reminiscencias de la realidad: seres que aprecio y tengo siempre en mente y referencias de mi aspiración a ilustrador (los héroes de mi infancia). Pero es curioso que los estados de bienestar que no alcanzo en el mundo real los obtengo gratuitamente en mis sueños. Sin mencionar que las “experiencias” son mucho más interesantes.

Me gusta pensar que estas sensaciones oníricas provienen de algún otro lado, pero es más probable que los genere la propia mente al liberarse durante el sueño de las circunstancias materiales. Como sea, son estados que me dejan una suave y placentera impresión, la cual desaparece paulatinamente ante la plana realidad; esos estados sobreviven poco tiempo ante ella.

Sin embargo, en mis sueños puedo reencontrarme con quienes realmente han tocado mi alma.

domingo, 1 de agosto de 2010

Historia de un guerrero.

Una historia que esbocé hace 5 años y no terminé:
"El camino del guerrero es arduo. En el momento que decides recorrerlo, lo que suceda es tu responsabilidad. Lo que sucede afuera es incierto, mas lo que ocurre dentro de tí es tu responsabilidad. Avanzar sin obstáculos no es avanzar realmente, pero los contrarios no te pueden detener, eres tú quien por ellos se detiene.
Aquellos que se abandonan a la ruina y se envanecen de ella ignoran su debilidad, pues no es difícil entregarse al mal y la mezquindad. La malicia y falsedad distingue a los ingenuos, que ignoran ser esclavos de sus debilidades.
Como guerrero, encontrarás sufrimiento y contradicción en el camino, pero deberás aprender de ello sin envilecerte. Entonces lo habrás superado... y te habrás fortalecido".
Estaba el guerrero peleando, rodeado de enemigos, su conciencia a punto de extinguirse; intentando recuperar su enfoque y reconcentrar sus fuerzas, pues en esta guerra, bajar la guardia y dejar de luchar significaba exponerse a un golpe casi mortal, bastante fuerte para enviarlo a la oscuridad.

Sobreponerse era difícil, pues sus fuerzas se habían agotado en el camino, resistiendo los asaltos en turno y divisando los próximos, esperando su momento.

Pero nada lograba vencerlo. Recuperarse, retomar la lucha, volver a caer y levantarse otra vez. Una guerra perpetua.

La duda lo invade y se pregunta si resistirá, si sobrevivirá. ¿Podrá recuperarse a tiempo? ¿De dónde sacará fuerzas? ¿Qué le impulsa a seguir, necedad, costumbre, orgullo o fortaleza? ¿Rendirse o sucumbir firme? ¿Es la muerte, derrota o libertad? ¿Qué tanto se prolongará esta guerra?

Aún no han sanado sus heridas y ya ha recibido otras. Sus fuerzas y voluntad disminuyen; su resistencia comienza a ceder. Sus esfuerzos comienzan a parecerle insignificantes y sus enemigos, imbatibles. Sin embargo, sigue golpeando. Por voluntad o instinto, pero sigue luchando.

De súbito se esfuman sus enemigos, pero éstos volverán, así que no baja la guardia. La soledad le proporciona una paz temporal que es sólo el preámbulo de una confrontación más aguda que la anterior, pero él aprovecha esta calma aparente para reponerse y asimilar el camino recorrido. Se había vuelto desconfiado, temeroso, pero también se había templado. Y vió que siempre, de algún modo, lograría salir adelante, como lo había hecho hasta ese momento; y que sus enemigos, a pesar de todo, no habían podido vencerlo, ni él se había dado por vencido.

"Si después de todo sigo aquí, es posible que cumpla mi destino", se dijo el guerrero meditando.

De esa comprensión obtuvo una incontenible fuerza.

jueves, 15 de julio de 2010

Loneliness - Blank & Jones.



Oscuridad...
todo está envuelto en oscuridad
totalmente cubierto
manta de oscuridad

Ni siquiera puedo ver mis dedos
en frente de mis ojos
moviéndose como bailarines de ballet
en cámara lenta

Y un sonido recordándome
toques de Diana
huracanea mi corazón en
conmoción

Pero esperar nunca es tiempo perdido
esperar nunca es tiempo perdido

Hasta la soledad está llena de vida
la misma soledad colma de vida
esperando ser descubierta...

viernes, 9 de julio de 2010

Trascender...

"La muerte no es triste, lo triste es que la gente no sepa vivir". 
Sócrates en El Guerrero Pacífico.

La vida representa a veces para mí ora un misterio, ora una amenaza. Algo entre ambas cosas. La siento así en el momento en que guardo silencio, previo a la meditación. Parece que así me pongo en contacto con la vida misma, la Vida real, no las circunstancias que me rodean, creadas por el hombre en su intento de supervivencia. Me refiero a la Vida, el Universo y sus Leyes, el Tiempo...

Eso es la Vida, no las vacías condiciones generadas del roce entre humanos. Esa pequeña vida es limitada, pobre, vulgar y es con lo que la mayoría se conforma, como si no hubiera en ellos un deseo de trascendencia. No buscan ir más allá porque se encuentran seguros en su pequeño mundo de estímulos contínuos: el trabajo, el sexo y la dominación, la reunión con los amigos (alcohol de por medio), la pretensión de superioridad sobre otros física o económica, etc. Ahí se resguardan y desde esa posición sienten dominar la vida. Incluso parecen disfrutar los conflictos derivados de estas actividades. Eso es vivir para ellos. Y es a lo que yo me opongo, porque no me quiero dejar uniformizar. Vivir así es poca cosa.

Me he sentido agobiado ante la ambigüedad de la vida: su aparente seguridad, inestable en el fondo. La he llegado a concebir como si fuera consciente y buscara mi resignación y derrota. Podría abandonar todo intento de ir más allá y conformarme con lo que ofrece. Eso sería lo más fácil.

Sin embargo, al sustraerme de mis circunstancias en la medida de mi capacidad y guardar silencio, me encuentro con la Vida Real. Y me asusta su magnitud. Soy tan mínimo ante ella. Y las circunstancias que me rodean lucen también insignificantes.

Pero no le doy la espalda. Me entrego a ella. Quizá sea una ilusión mental pero definitivamente vale la pena abrazarla.

Prefiero esta imponente sensación que la Vida me produce a la pobre dinámica seguridad/incertidumbre que las circunstancias me ofrecen. Estas son un camino sin salida; aquella un terreno arcano, casi insondable, que encierra mucho dentro de sí y no tiene límites al develarse.


martes, 29 de junio de 2010

Un mes difícil.

La vida es una serie de acontecimientos inciertos. Las cosas simplemente suceden y uno no puede evitarlas. No quiero ponerme dramático, pero este mes ha sido un tanto difícil, debido a una serie de eventos adversos que, debo reconocer, me han hecho mella. Me refiero a algunas pérdidas importantes y sobre las cuales, quizá erróneamente, me soportaba emocionalmente. Desde entonces la vida no hace impresión en mi psique. Digamos que me encuentro en "modo zombi".

Creo que he sido muy arrogante al creer que soy fuerte sin serlo en realidad.

Hace unos días escuché en la radio una noticia graciosa sobre el actor Keanu Reeves. A raíz de una fotografía en la que luce un poco desaliñado, mucha gente se preocupó al punto de crear un grupo de apoyo en Facebook, en el cual los usuarios le dedicaban palabras de aliento a la vez que trataban de suponer las causas de su tristeza. El grupo ya fue disuelto, y el actor ha declarado encontrarse bien, sólo que en la foto aparece taciturno. En mi opinión, no siempre se puede suponer el estado interno de una persona en base a su actitud o aspecto. Para mí, luce casual y despreocupado, pero no deprimido... ¿o sí? Lo que pasa es que aparece cabizbajo, y eso le da un aire melancólico.


Independientemente de lo gracioso de la nota, el semblante de este actor refleja a la perfección el estado interno que intento describir. Me encuentro en una etapa en la que muchas cosas que antes me interesaban, han perdido su brillo. En mi conciencia sé que la vida tiene gran significado pero, simplemente, me siento agobiado. Así que quiero darme unos días de reflexión. Mi alma exige un momento efectivo de soledad y silencio, que necesito para revalorar algunas cosas.

domingo, 20 de junio de 2010

Los amigos alternativos de Cory.

Mi capítulo favorito de la serie Aprendiendo a vivir. El personaje principal, Cory Matthews, un chico de 12 años, se atribuye erróneamente una crítica que escucha en la cafetería. A partir de esto, el inseguro Cory decide cambiar e intenta alaciar su cabello, lo que tiene consecuencias inesperadas. Su nuevo aspecto lo coloca en una situación difícil: ahora es objeto de burla de sus amigos normales. Pero es bien recibido en el grupo de los "raros", que no se acomplejan ante el rechazo o menosprecio. Están orgullosos de ser diferentes al resto, lo cual Cory no comprende sino hasta después: no es importante el propio aspecto ni la opinión o aceptación de otros, sino ser uno mismo.

Finalmente Cory se queda con lo mejor de ambos grupos, convirtiéndose en una mejor versión de sí mismo, más genuino y comprensivo. A raíz de esto y de una muestra de valor, una chica "rara" se enamora de él. Ella le planta un inesperado beso y Cory se queda pasmado, con una expresión bien chistosa, esposado a un casillero, pero libre de complejos.



viernes, 11 de junio de 2010

Synchronicity II - The Police.

Esta canción me da escalofríos. Habla de cómo la vida nos come si nos abandonamos, si nos dejamos llevar por la rutina. De cómo, sin darnos cuenta, nos convertimos en autómatas. Entonces comenzamos a vivir por inercia, un día tras otro y sin mayor finalidad que sobrevivir.



Otra mañana de una familia suburbana
la abuela gritando a la pared
debemos alzar la voz sobre el ruido de nuestro cereal
no podemos oir nada en absoluto
Mamá canta su letanía de aburrimiento y frustración
pero sabemos todos sus suicidios son falsos
Papá sólo mira a lo lejos
es mucho más de lo que puede soportar

A muchos kilómetros de distancia
algo se arrastra desde el limo
en el fondo de un oscuro lago escocés

Otra horrible mañana industrial
la fábrica expulsa inmundicia al cielo
él camina sin dificultad entre la procesión de hoy
no piensa ni se pregunta por qué
las secretarias ponen mala cara y se arreglan
como tartas en una calle de luz roja
pero todo lo que él piensa hacer es observar
Y cada reunión con sus llamados superiores
es una humillante patada en la entrepierna

A muchos kilómetros de distancia
algo se arrastra a la superficie
de un oscuro lago escocés

Otro día de trabajo ha terminado
sólo queda el infierno de la hora pico
apiñados como lemmings en brillantes cajas de metal
concursantes en una carrera suicida
Papá aprieta el volante y sólo mira a la distancia
él sabe que algo debe romperse en algún lugar
ahora ve el hogar aparecer ante los faros
las escaleras hacen que los ojos le duelan

A muchos kilómetros de distancia
hay una sombra en la puerta
de una casa de campo en la orilla
de un oscuro lago escocés

A muchos kilómetros de distancia...


Ese "algo" que se arrastra a la superficie puede ser la voluntad que busca romper con la rutina embrutecedora. La "distancia" no es física, es psicológica; se refiere a lo alejado que está uno de sí mismo por descuidar la vida interior. También puede ser esa tensión acumulada a punto de estallar que ahora le dicen Burn-out.

miércoles, 9 de junio de 2010

Cienciología: conclusión.

"Para hablar de dianetica se deben tener elementos de juicio, el primer libro de Hubbard es brillante, las observaciones sobre la naturaleza humana y la mente reactiva y analítica es maravillosa y lebiradora (sic), les sugiero comprar este primer libro y leerlo, es un poco dificil de entender para quien no tenga un nivel mínimo de cultura general y entendimiento, la dianética es una filosofía, un estudio de la mente humana espectacular. saludos a todos... inténtenlo!!"

Lo anterior es el comentario de un usuario sobre el famoso speech de Tom Cruise. Me llamó la atención porque creo que resume a la perfección la mentalidad del cienciólogo: acrítica, crédula y fanática.

Los rondroides oficiales desprecian a los freezoners; éstos reniegan de aquellos. Ambos bandos con los mismos argumentos, ambos bandos incapaces de poner las cartas sobre la mesa y decir "he aquí los resultados medibles, verificables, repetibles y comprobables de la eficacia de la Tech". Si lo hicieran no habría polémica y no tendrían necesidad de justificar las deficiencias de su "filosofía aplicada", y por efectiva no habría por qué alterarla. ¿Por qué el desacuerdo? Porque Cienciología en cualquiera de sus variantes es una farsa, es arbitraria y no hay datos científicos que la sustenten. Lo más que hacen es chamuyar (reconozco que a veces muy ingeniosamente) sobre el tema como un intento por justificar ideas con las cuales se han identificado. Además, si Cienciología tuviera bases sólidas no tendría por qué ser defendida. El que sea defendida revela sus deficiencias y la duda de los propios creyentes en ella.

¿Cón qué método científico verifican su progreso mental a Liberado, Clear u O.T.? ¿O se basan en el solo hecho de que se sienten mejor y "funciona"? Ni siquiera el mismo Hubbard fue capaz de sustentar su propia Tech. Pero se atrevió a realizar afirmaciones como éstas:

"Un ser theta con su viveza restaurada es capaz de remodelar el cuerpo humano dentro de su campo, quitando peso aquí, reparando allá, modificando su apariencia e incluso su estatura".

"Se ha erradicado el cáncer mediante la Auditación de la concepción y la mitosis".

"Un Clear tiene una evocación completa de todo lo que le haya sucedido o de cualquier cosa ue haya aprendido alguna vez. En diez o quince segundos hace computaciones mentales, como por ejemplo las del ajedrez, que a un normal le llevarían media hora. Es enteramente auto-determinado".

Habrá quien argumente que a pesar de todo se desprenden cosas buenas de la Cienciología. Y yo le diría que es un poco absurdo compensar las deficiencias de la Tech con actos altruistas o profiriendo "ganancias" a diestra y siniestra a falta de pruebas. También habría que verificar si aquellas ganancias realmente se derivan de la aplicación de la Tech.

Cienciología es sólo efectiva en producir seres condicionados. El mensaje implícito es, eres libre de hacer lo que quieras, mientras sigas los preceptos de Hubbard. Tienes todo el derecho a ser feliz, pero tu felicidad debe basarse en la "superación de obstáculos no desconocidos hacia una meta conocida". De este modo el cienciólogo es un ser "libre", como un animal que estando años en una jaula se queda dentro de ella aunque haya sido abierta para que salga. Se dice auto-determinado y feliz pero vive psicológicamente secuestrado.

Sólo puedo suponer una razón por la cual alguien abraza la Cienciología: ignorancia. Y puedo suponer dos razones por las cuales alguien se aferra a ella aún sabiendo de su inconsistencia: falta de dignidad y estupidez. Puedo no ser mucho, pero mientras los rondroides se apegan a su Libro 1 o su Clearbird, yo busco superarme y pensar por mí mismo. Y me satisface que mi forma de pensar contrasta con la suya.

Al leer los textos de Hubbard me siento sucio, degradado. No eleva mi espíritu como Los Diálogos de Platón. No me inspira sentimientos nobles como Buda. Carece de fuerza; sugiere altanería. Es una filosofía mezquina, muerta, para ególatras, para bastardos. Hiede. Sólo un alma rebajada puede empoderarse con la ideología de un cerdo que desprecia el regocijo de conocerse a sí mismo y lo intenta sustituir con una burda y grotesca Tech. Su flecha más alta:

"...Y tu destino por los próximos interminables trillones de años depende sobre lo que tú hagas aquí y ahora con y dentro de Cienciología..."

No se puede esperar más de un prolífico pero mediocre escritor de ciencia-ficción, seudo-filósofo y pretendido salvador de la humanidad.





Desde aquí, mi agradecimiento a los miembros de Anonymous Argentina, por la traducción del documental enlazado aquí arriba.

Nota: Todos los comentarios pro-cienciología o que enlacen a alguna página de dicha secta serán eliminados.

martes, 8 de junio de 2010

Cienciología: cómo mejoró mi vida.

Una mañana mi padre me levantó de la cama y me preguntó dónde había dejado las llaves de su auto. Le dije que no sabía pues yo no las había tomado. Me hizo buscarlas en cada rincón de la casa. No las encontré. Finalmente me sentó a la mesa.

"¡Veme a los ojos, confróntame! -me decía- y dime dónde dejaste mis llaves".
"¡Respuesta relámpago, 1, 2, 3! ¿Dónde están mis llaves?"
"Te tiemblan las manos, estás en angustia. Estás ocultando algo".

A una hora de interrogatorio mi madre intervino y le dijo a mi padre que quizás él mismo las había dejado dentro del auto.

-No seas p****ja- le respondió.

El interrogatorio se prolongó otra hora más. Finalmente mi padre decidió dejarme en paz y fue a verificar si podrían estar las llaves dentro del auto. Mi madre estaba en lo correcto. Mi padre las había dejado ahí la noche anterior. Pero él, como Clear, no podía cometer un error así. Sin embargo tuvo que aceptar su lapsus.

Este fue mi primer encuentro con Cienciología según recuerdo. Tenía 5 años. Después de este siguieron otros, en forma de largos sermones cuando me encontraba "fuera de ética". Recuerdo otro "manejo de ética" a mi hermano, a raíz de una broma que hizo en la que actuó un poco amanerado. Mi padre lo golpeó como respuesta.

Yo considero la homofobia de mi padre como una herencia más de la Cienciología, ya que el mismo Hubbard tenía un hijo homosexual: Quentin Hubbard, quien apareció muerto dentro de su auto. Se dice que se suicidó. Otra versión es que fue asesinado. Tratándose de Cienciología y su Fair Game, ambas cosas son probables. Ron Hubbard consideraba a los homosexuales como pervertidos y físicamente muy enfermos; así los cataloga en el Libro 1 (Parte 2, Capítulo 4, La enfermedad psicosomática). En la Zona Libre se dice que pueden hacer que un homosexual deje de serlo o en su defecto este sea más feliz. No consideran la homosexualidad como enfermedad sino como aberración. Como sea, el elemento de discriminación sigue ahí.

Volviendo a la homofobia de mi padre, tener un hijo homosexual debe significar una gran deshonra para cualquier cienciólogo. Debido a lo retrógrada que resulta la Cienciología, digamos que es "comprensible" este tipo de discriminación. Lo que no entiendo es la violencia física contra mi hermano que, con 7 años, sólo hizo una broma inocente muy lejos de ser una manifestación de homosexualidad. Pero esto fue suficiente para que mi padre catalogara a mi hermano como "p***he maricón". Golpear y ofender a un indefenso niño de 7 años no me parece muy valeroso ni digno que digamos. Pero tal es la "ética" de la Cienciología. Recientemente los textos de Hubbard han sido calificados como radicales en Rusia. Un poco tarde pero al menos ya se comienza a señalar lo nociva que es Cienciología desde su base.

Con mi madre el abuso era más sutil y sistemático; minimizaba sus logros laborales y profesionales en comparación con los suyos. A esta anulación metódica de una persona le llaman invalidación. Otras veces no era tan sutil. Lo ví golpearla 2 veces. En La Ciencia de la Supervivencia Ron Hubbard escribió:

"El historiador puede fijar un punto en el que una sociedad empieza declinación más aguda en el instante en el que las mujeres empiezan a tomar parte, en igualdad con los hombres, en los asuntos políticos y administrativos; ya que esto significa que los hombres están en decadencia y las mujeres ya no son mujeres".

Para Ron Hubbard, la superación de la mujer era un indicador de la decadencia del hombre.

No referiré mas que estos poco específicos incidentes familiares. Creo que son suficientes para dar una idea de cómo Cienciología ha estado presente en mi vida. Pero estoy omitiendo muchos, muchos de estos incidentes. Aunque nunca experimenté carencias materiales en mi vida temprana y éramos vistos como la "familia feliz", en casa las cosas eran distintas. Era un tanto irónico escuchar a mi padre decir que la armonía debía reinar en casa a la vez que nos golpeaba. Y siempre debía imponer su verdad en base a los métodos aprendidos en Cienciología. Sin embargo no pretendo satanizarlo ni mucho menos; tenía sus buenos momentos y podía llegar a ser un tipazo. Él fue una víctima más de Cienciología, como lo fuimos mi madre, mi hermano y yo, víctimas indirectas pero no menos perjudicadas.

En 1996 asistí a un evento de Cienciología en el World Trade Center. Fue la exposición más bizarra a la que he asistido. A falta de conferencistas proyectaron en una gran pantalla un video sobre otra reunión en Estados Unidos, traducida al español. A pesar de esto no entendía mucho debido a la cantidad de neologismos inventados por Hubbard. Sin embargo cada vez que en aquél video aparecía un feliz cienciólogo anunciando sus ganancias, nosotros debíamos levantarnos y aplaudir, tal como hacía el auditorio del video. Cuando aquél espectáculo concluyó, un chico apareció de la nada y sin mayor explicación me ofreció firmar un contrato para unirme a la Sea Org, que acepté y firmé frente a él. ¿En qué consistía este contrato? En pertenecer a la Iglesia de Cienciología durante un billón de años.


Sí, fue una estupidez firmar ese absurdo contrato, pero quisiera vindicarme. A mis 17 años no tenía el carácter ni el discernimiento que tengo ahora. Aquél video duró cerca de 3 horas o más. 3 horas siendo bombardeado por aquella mierda a la que debía aplaudir sin saber por qué. No hubo un solo break en el que se nos permitiera despejar la mente o salir a comer algo, de tal modo que cuando ese Rondroide apareció yo me encontraba psicológicamente debilitado y firmé aquel contrato (carente de algún tipo de validez legal, por cierto) sin previo razonamiento. Pienso que el evento fue planeado así, con toda la intención de bombardear y saturar al auditorio con datos cienciológicos, una forma velada de lavado de cerebro.

Ni siquiera recuerdo el nombre de ese chico, pero era Clase IV. Quedamos en vernos en sus instalaciones en la calle de Durango, en la colonia Roma, donde afinaríamos los detalles de mi nueva vida en la Sea Org.

Al día siguiente se me quiso impresionar con las maravillas de la Sea Org, estuvieron alrededor de 6 horas tratando de convencerme anteponiendo a Hubbard como una verdadera autoridad en el área del pensamiento humano y a su Cienciología como lo único que podría sacarme del hoyo en el que estaba. A la mitad del tratamiento entró otra persona y engolando la voz me decía que enrolarme en la Sea Org sería lo mejor que yo podría hacer en mi vida. No me dejaron salir de las instalaciones en ese tiempo, como tampoco levantarme, ir al baño, salir a comer algo o hacer una llamada.

La cosa terminó cuando dije tajantemente "no, no quiero enrolarme". Se miraron mutuamente denotando sorpresa, ya que después de 6 horas de coerción psicológica no fueron capaces de someter mi voluntad. Quizás se habrán molestado al verse ellos, omnipotentes cienciólogos, burlados por un ignorante chico de 17 años, que les demostró la inefectividad de su coerción y que además los hizo perder su tiempo. Creyeron estar logrando algo y lo único que obtuvieron fue despabilarme y hacer valer mi libre albedrío. Nos acercamos a la salida, nos despedimos "amablemente", el chico retiró el candado y me permitió salir. Ese fue mi último encuentro con la Cienciología oficial.

Ahora entiendo que estuve virtualmente secuestrado y fui sometido a coerción psicológica (o en este caso, cienciológica), similar a la que aplicaba mi padre conmigo cuando yo era niño. Si eso fue sólo de inicio, no me quiero imaginar la coerción cienciológica a la que habría sido sometido si me hubiera enrolado en la Sea Org. Afortunadamente algo dentro de mí reaccionó y se sobrepuso a ese sometimiento.

Los cienciólogos parecen sentirse dioses. No tienen ninguna idea de lo que una persona siente y no les interesa; creen que es fácil abandonar y dejar de lado toda una vida, seres queridos, amigos, etc. Todo por la ideología de Hubbard.

Nota: Todos los comentarios pro-cienciología o que enlacen a alguna página de dicha secta serán eliminados.

domingo, 6 de junio de 2010

Cienciología: reciclando ideas.

En la actualidad, la Iglesia de la Cienciología se está desmoronando. La mayoría de la información que circula en los medios sobre ella es desfavorable. La conducta de sus miembros es vergonzosa. Su soberbia es su ruina. Creyó que podría abrirse paso a través de la censura y la invalidación. Pero cada vez que Cienciología emprende acciones de este tipo, el tiro le sale por la culata. Así, ella misma va labrando su mala fama.










La polémica a su alrededor se intensificó desde la aparición de Anonymous, un grupo opositor a la secta que se dedica a denunciar sus crímenes desde el 10 de Febrero del 2008.




Cienciología como organización está en plena decadencia y su imagen muy deteriorada. Debido a sus abusos muchos de sus miembros la están abandonando, sin abandonar la ideología y preceptos. A esta facción de cienciólogos independientes se le denomina la Zona Libre, cienciólogos que customizan las técnicas de Cienciología a su gusto y conveniencia, desechando lo que consideren innecesario o inapropiado. No tiene una estructura exterior definida ni los elementos coercitivos de la organización. Lo que hacen en la Zona Libre es tratar de desentenderse de la parte negativa de las enseñanzas de Hubbard y quedarse con lo "bueno". Es una suerte de bufet hubbardiano en el que el adepto toma lo que quiere sin pagar por ello. Sus miembros reconocen las deficiencias de la Tech y no le rinden culto desmedido a la figura de Ron Hubbard.

Un miembro de la Zona Libre, con niveles O.T.

Sin embargo siguen siendo adeptos y, como es lógico, su línea de pensamiento no difiere mucho de la de un cienciólogo típico, atado a la Tech e incapaz de desembarazarse completamente de ella. Se empeñan en realizarse y lograr sus metas por medio de esta. Continúan enganchados con las esperanzas y propuestas de Cienciología que, aunque falsas pueden calar hondo en una mente desprevenida o inmadura. ¿Cómo justifican ellos su dependencia a la Tech? Limitándose al testimonio personal. "A mi me ha servido mucho, a mí me ha funcionado y eso es lo que importa". Esta clase de argumentos no pueden ser tomados como evidencia. Hacen falta pruebas. Una explicación al por qué sienten ellos que sus vidas mejoran con la Tech se encuentra en este artículo.

También conservan toda la Space Opera cienciológica y hasta le han dado extensión. En una página de la Zona Libre encontramos lo siguiente:

"...La persona conocida como:

RON DE WOLFE, alias NIBS HUBBARD, alias L. RON HUBBARD, JUNIOR.

Es con esto declarado:

SUPRESIVO..."

"...Xenu, desde que se escapó de su encarcelamiento, ha estado muy activo en el planeta Tierra por muchos años, recientemente tomando el cuerpo de Joseph Strasborg de Basel Suiza, la fuente computarizada de escenarios, políticos, económicos y anti-Cienciolgía, designados para llevar a la bancarrota a países, controlar naciones y deshacer o anular cualquier tecnología que pueda deshacer o prevenir implantaciones. El ha tenido éxito en el pasado con ser demasiado increíble para ser descubierto. Ahora él ha sido descubierto y su juego está terminado. Su influencia sobre NIBS HUBBARD y la iglesia también ahora está terminada. Hay demasiados Ot’s Éticos quienes lo conocen a él y a todos sus trucos encubiertos, los cuales han estado suprimiendo individuos y a la humanidad por eones..."


"...NIBS tiene que confesar sus actos hostiles ante un miembro autorizado de la Patrulla y tiene que ser manejado por un Auditor competente para remover la influencia de PDH y hacerle libre de ser PTS. El tiene que hacer sus condiciones de éticas completas incluyendo reparaciones, bajo la supervisión de un Oficial Leal.

El Ser Xenu tiene que hacer lo siguiente como sus primeros actos de arrepentimiento:

1. Cancelar por completo el Modelo No. 7 de escenarios contra la Iglesia.

2. Traspasar sus líneas como Joseph Strasborg a un Miembro autorizado de la Patrulla.

3. Empezar con el manejo de sus condiciones bajas y de persona supresiva, bajo la supervisión de un Miembro autorizado de la Patrulla..."




Sí, la Leyenda de Xenu continúa. Y siguen declarando como Supresivos a quienes se opongan a la ideología de Hubbard... incluidos seres fallecidos y ficticios. En este blog en inglés, un ex-cienciólogo señala: "La Zona Libre se expandirá un poco por el influjo de aquellos que aún creen en la tecnología de Hubbard, pero incluso ese grupo decaerá eventualmente por el hecho de que los secretos de Hubbard han sido expuestos y todas sus mentiras documentadas".

Una segunda facción de la Cienciología es el Grupo Elron, formada también por disidentes de la Cienciología como organización. Me atrevo a decir que esta segunda mutación de la Cienciología es peor que la anterior. En esta, los practicantes aprenden a comunicarse con Ron Hubbard, quien les responde sus dudas sobre cualquier evento, sin importar el lugar o tiempo en que haya ocurrido. Sin comentarios...

Bueno, un último comentario. La gente condicionada por la Cienciología no percibe el mundo tal como es. No está realmente ahí. En la carretera, en encuentros casuales, en casa, pueden ser peligrosas para tí. Equivocadamente, esta gente cree que "se siente mejor" o que "actúa mejor" o que "simplemente es feliz" cuando está bajo el efecto de la Tech. Esto es solamente otra ilusión. Tarde o temprano, la Cienciología los destruirá psicológicamente. Disuade a la gente de involucrarse con Cienciología; cuando lo estén haciendo, anímalos a que busquen ayuda para liberarse de ella.

Nota: Todos los comentarios pro-cienciología o que enlacen a alguna página de dicha secta serán eliminados.

sábado, 5 de junio de 2010

Cienciología: adeptos y Fair Game.

En el prólogo de Una historia del hombre, Ron Hubbard dice:

"...Este es un conocimiento útil. Con él, los ciegos vuelven a ver, los paralíticos caminan, los enfermos se recuperan, los dementes recobran la razón y los cuerdos se hacen aún más lúcidos. Mediante su empleo, las mil habilidades que el hombre ha pretendido recuperar vuelven a ser suyas una vez más..."

Una prueba contundente de la salud mental y felicidad que promete Cienciología sería que estas se reflejaran en sus practicantes. Pero los mismos están muy lejos de manifestar entusiasmo, ética o inteligencia por encima de la norma. Todo lo contrario. En internet hay muchos videos en los que queda patente el daño psicológico que sufren los practicantes. En el siguiente video aparece Dan Murnan, conocido cienciólogo por defender agresivamente sus creencias ante el periodista Mark Bunker, opositor de la secta y administrador del sitio XenuTv.




A continuación el mismo Dan Murnan deteriorado física y psicológicamente después de años de pertenecer a la secta.




En contraste con la retórica triunfalista de Mr. Hubbard, vemos que su conocimiento sólo conduce a un deterioro de la personalidad. Curiosamente uno de los términos favoritos de Hubbard era cordura. También apelaba mucho a la racionalidad. Sin embargo muchos cienciólogos exhiben un comportamiento poco racional. En el siguiente video aparece la ciencióloga Mary DeMoss, en un despliegue de violencia verbal contra Mark Bunker en una manifestación contra la secta.




Aquí un puñado de cienciólogos reciben en el aeropuerto a Ursula Caberta, opositora de la secta en Alemania, tras su llegada a EU.




En los Fundamentos del pensamiento, Hubbard dice:

"...Aquellos que desde algún negro pozo de desorientación ideológica, o por antisocial cobardía atacan a esta obra, atacan el centro, el corazón mismo del Hombre, porque el hombre ha estado largo tiempo buscando la Razón, y la Cienciología puede llevarlo hasta ella..."

También escribió:

"La meta de la Dianética es la racionalidad. Puede ser bloqueada únicamente por los dementes".

Para garantizar la supervivencia de su ideología Mr. Hubbard diseñó toda una serie de estrategias que conforman el Fair Game. Traduzco un párrafo de la Wikipedia:

El término Fair Game se refiere a las políticas y prácticas llevadas a cabo por la Iglesia de la Cienciología hacia grupos y personas a quienes percibe como sus enemigos. El fundador Ron Hubbard estableció esta política en los 60s en respuesta a las críticas dentro y fuera de su organización. Las personas o grupos objeto de Fair Game se consideran una amenaza para la Iglesia y, de acuerdo con la política, pueden ser castigados o acosados por todos los medios posibles.

En este concepto, el que yo escriba este artículo de blog me convierte en Persona Supresiva, Mercader del Caos o, en términos sencillos, enemigo de la secta. Por ende me expongo a ser atacado por ella (su lista de enemigos debe ser tan larga como hay gente pensante). Uno de los casos de Fair Game más significativo es el emprendido en contra de la periodista Paulette Cooper, por escribir un libro crítico de la Cienciología a principios de los 70s. Ella narra su experiencia aquí. Está en inglés pero vale la pena. Cito el párrafo introductorio:

"Cuando decidí exponer una entonces desconocida organización llamada Cienciología (y la Dianética relacionada con ella) terminé injustamente arrestada y enfrentando 15 años de cárcel, con 19 demandas en mi contra por Cienciología en todo el mundo, fui casi víctima de asesinato, objeto de 5 repugnantes cartas anónimas enviadas a mi familia y vecinos sobre mi persona y soporté acoso constante y contínuo durante casi 15 años".

Una variación de Fair Game es la Operación Blanca Nieves.

También existe un curso llamado PTS / SP: Cómo confrontar y quebrantar la supresión. El término PTS significa Fuente Potencial de Problemas y se refiere a una persona enferma y conectada a una persona supresiva. El Término SP significa Persona Supresiva y se refiere a una persona que comete actos hostiles contra la Cienciología. Estas formas de protegerse son, a mi modo de ver, clara muestra de los temores e intolerancia de Hubbard.

La portada del curso "Cómo confrontar y
quebrantar la supresión". Un tanto perversa,
desde mi punto de vista.

Pero hay otros que, bajo una falsa honestidad, asumen un rol benevolente y pretenden introducirnos a su secta sin mencionarla directamente. Andrés Lopez, comediante colombiano se vale de los Derechos Humanos con tal fin. En su media lengua pretende ilustrar a la gente parasitando de los Derechos Humanos, distorsionados desde el enfoque de la Cienciología. La verborrea de este tipo me parece francamente patológica, pero ha sabido aprovechar su alcance como figura pública y a juzgar por los comentarios en sus videos tiene mucha aprobación.







Incapaces de funcionar en él, los cienciólogos pretenden hacer el mundo a su medida, en base a los preceptos de Cienciología, los cuales no son compatibles con la realidad. No son capaces de pensar más allá de los lineamientos aprendidos en su secta. Apenas alguien se expresa en contra de su ideología, los cienciólogos asumen el rol de víctimas que no se darán por vencidas en florecer y prosperar a pesar de los siniestros seres supresivos que se empeñan en invalidarlos, y desde esa posición se sentirán con derecho a esgrimir ataques y descalificaciones, exhibiendo así su intolerancia y autoritarismo. A su vez concebirán a los detractores como aberrados que se encuentran en lo más bajo de la Escala Tonal; que obedecen a lo que su Mente Reactiva les dicta; que están coludidos con la Psiquiatría, etc.

La Cienciología se opone a la libertad de expresión; el libre pensar es una ofensa para los cienciólogos. Un término que los define es el acuñado por Mónica Pignotti: Rondroides. Robots producto de la "filosofía aplicada" desarrollada por Ron Hubbard.

Pero, ¿qué hay de los testimonios a favor?




No hay que dejarse engañar por los elaborados promos y los calculados testimonios y caras felices. Son sólo simulación y propaganda.

Finalmente me permito enlazar un buen artículo: Si la Cienciología funcionara.

Nota: Todos los comentarios pro-cienciología o que enlacen a alguna página de dicha secta serán eliminados.

jueves, 3 de junio de 2010

Cienciología: las falacias de Mr. Hubbard.

Para entender lo que es Cienciología hay que dividirla en 2 partes: Cienciología como organización y Cienciología como conjunto de dogmas, preceptos, axiomas, etc. Personalmente la Cienciología como organización no me importa tanto como la Cienciología en sí, pero para no abrumar con tediosas explicaciones sobre la organización enlazo este reportaje que ilustra muy bien cómo funciona por dentro:









El conjunto de axiomas, preceptos y procesos que se imparten en Cienciología conforman la Tech, que es la "aplicación de los ejercicios y procesos precisos y científicos de la Cienciología".  Me limitaré a algunas reflexiones del Libro 1, que es la introducción al mundo de las falacias.

Cómo leer este libro. 

Desde el inicio se dan las grandes promesas. Ron Hubbard nos promete un emocionante viaje a la Tierra Incógnita que es nuestra propia mente y a través del cual recuperaremos nuestro más alto potencial, lo cual nunca se realiza. Tanto la descripción del viaje como sus resultados son meros recursos para enganchar al lector. Hubbard hace uso de sus habilidades como mediocre y mal pagado escritor de ciencia-ficción, y define su Dianética como toda una aventura en la que de paso encontraremos indirectamente a nuestros vecinos, parientes y amigos al meterlos a todos en el mismo saco en base a sus preceptos.

Y entonces comienzan las afirmaciones "científicas" surgidas de la nada. Hubbard nos asegura que algunas de nuestras creencias sobre la existencia no son ocurrencias sino hechos científicos. Sin embargo en un arranque de humildad promete sencillez en el lenguaje. La sentencia final de este proemio suena más a condena que a buenos deseos: que nunca vuelva usted a ser el mismo. Y pienso en todos los que aceptan abrazar esta innovadora ciencia de la mente para convertirse en Rondroides. Pero esto es sólo el principio.

El campo de la Dianética. 

Hubbard nos rinde cuentas del sufrimiento de la humanidad a falta de una ciencia de la mente y cómo a falta de ésta la humanidad se entregaba a la superstición (como si Cienciología no lo fuera), desde los aborígenes australianos hasta los griegos antiguos. Todos han sufrido por no existir Dianética. Y de la superstición a la psicoterapia, el electro-shock y la cirugía (aquí se muestra tolerante a estas prácticas, a las que posteriormente les declaró una guerra enfermiza). Habla de los distintos fragmentos de esta ciencia de la mente esparcidos a través de la historia. Después de este magnífico y fundamentado recuento histórico es un poco más concreto y establece que una ciencia de la mente debe componerse de los siguientes elementos:

1) Una respuesta a la meta del pensamiento.
2) Una fuente única de todas las enajenaciones, psicosis, neurosis, etc.
3) Evidencia científica (irónico).
4) Técnicas de curación.
5) Métodos preventivos.
6) La causa de las enfermedades psicosomáticas y su curación.

Luego le exige a esta supuesta ciencia de la mente la precisión de cualquier otra ciencia, sin excepción. Y entonces nos revela que tal ciencia de la mente ha sido ya desarrollada y es ni más ni menos que la suya, la Dianética, cuyas virtudes asegura:

1) Axiomas paralelos a las leyes físicas (¿ha sido esto demostrado científicamente? No).

2) Una técnica de enfermedades mentales y psicosomáticas y su TOTAL CURACIÓN (¿desarrolló él tal técnica? No).

3) Una mejora en las habilidades y racionalidad por encima de la norma (¿ha sido esto demostrado? No. De hecho hay más evidencias que apoyan lo contrario).

4) Una percepción interna completa de las potencialidades de la mente (sic). (¿hay alguna evidencia de esto? ¿por qué medios lo hizo?).

5) La naturaleza básica del hombre, que es "buena" (¿a qué se refiere con "buena"? Término impreciso tratándose de una ciencia de la mente. ¿Cuál es su concepto del bien? ¿Existe un concepto científico del bien?).

6) La fuente única del desorden mental (de haber descubierto la raíz del desorden mental, ¿no debería éste haberse resuelto?).

7) Establece la capacidad mnemónica de la mente humana (aquí le doy el beneficio de la duda. Por la época en que escribió este libro, el señor no sabía nada de neuroplasticidad. La memoria depende de su ejercitación, no de los supuestos engrams que se procesen mediante su Tech. Además la base de la memoria es cerebral, no mental).

8) Las habilidades de registro de la mente (de las cuales sólo asegura que son superiores a lo que se había supuesto, pero sin demostración alguna).

Hasta el más tonto se cuestiona obligatoriamente algunas cosas. ¿Dónde están todos esos resultados y demostraciones? Hubbard habla mucho de pruebas y ensayos... ¿y las evidencias? Si este es el mejor planteamiento de lo que es y promete su Dianética, entonces Mr. Hubbard ha comenzado con el pie izquierdo. Aunque es un mero esbozo, su Dianética promete mucho y cumple poco. Podría reducirse a quimeras y pensamiento mágico expresados en un lenguaje que pretende ser científico. Pero hay más.

El Clear.

Si la meta de la Dianética es el Clear, entonces la Dianética es un completo fracaso, porque el Clear es un mito. No existe tal estado (y personalmente me parece limitado y poco deseable). Pero Hubbard lo esboza de forma innovadora, como un estado superior jamás alcanzado antes de su "ciencia exacta", pero accesible para cualquiera exento de daño cerebral y con la suficiente voluntad de vencer sus aberraciones. A menos de la 4ta parte del libro el autor ya nos ha prometido una gran aventura a la Tierra Incógnita, una ciencia de la mente y un estado superior a todo, el Clear. Las ilusiones y esperanzas ante estas grandes posibilidades no se hacen esperar en una mente desprevenida e ingenua, ilusiones con las cuales esta se identifica quizás sin darse cuenta. Uno puede llegar a ser Clear, y esa promesa de libertad y claridad mental comienza a permear en cualquier persona ávida de superación. Ron Hubbard nos ofrece su Clear y nuestra propia mente hace el resto: la fantasía comienza a implantarse y consolidarse. Fantasía que los textos hubbardianos van alimentando al establecer las cosas en blanco y negro: el Clear contra los Aberrados. Hubbard comienza a imponernos su ideal. Y se pierde de vista el hecho de que se persigue una meta ya no inalcanzable sino inexistente (y reitero que poco deseable, desde mi punto de vista). ¿Cuál es le método para alcanzar tal estado?

La Auditación.

Es interesante la similitud del procesamiento dianético con la hipnosis. Una sesión de Auditación inicia de este modo:

1) Asegura al pre-clear que sabrá todo lo que suceda.

La sesión se lleva a cabo estando tú y tu preclear sentados uno frente al otro. En el primer paso, le das seguridad al preclear decirle al preclear lo siguiente: “Ahora empezaremos la sesión. Permanecerás al tanto de cuanto ocurra. Podrás recordar todo lo que suceda aquí. Puedes salir de cualquier cosa en la que entres, si no te gusta”.

2) Haz que el preclear cierre los ojos.

Di al preclear: “Cierra los ojos”.

3) Instala el cancelador.

Di al preclear: “En el futuro, cuando yo pronuncie la palabra ‘cancelado’, todo lo que haya dicho mientras estás en la sesión de terapia será cancelado, y no tendrá sobre ti. Cualquier sugestión que te haya hecho no tendrá ninguna fuerza cuando diga la palabra ‘cancelado’. ¿Comprendes?”. Asegúrate de que el preclear entienda esto.

4) Retorna al preclear a un período del pasado.

Dile al preclear que empezarás por recorrer un incidente de su pasado que el preclear sienta que pueda encarar cómodamente. Dices algo así: “Vamos a encontrar un incidente en tu vida del que tengas una grabación exacta. Luego vamos a reducirlo enviándote varias veces ha través de él en el momento en que ocurrió". 

Luego dile al preclear: “Localiza un incidente que sientas que puedes encarar cómodamente”. Cuando ha localizado uno, dile: “Ve al principio de ese incidente".

Y termina de este modo:

...7) Trae al preclear a tiempo presente.

Hazle saber al preclear que vas a terminar la sesión dentro de un momento. Dile: “Ven a tiempo presente”.

8) Asegúrate de que el preclear está en tiempo presente.

Pregúntale al preclear: “¿Estás en tiempo presente?”. Asegúrate de que el preclear siente que realmente está en tiempo presente.

9) Dale al preclear la palabra canceladora.

Dile al preclear: “Cancelado”.

10) Restaura la plena consciencia de lo que rodea al preclear.

Irónicamente, en el libro 1 se hace una distinción entre la Auditación y la hipnosis: "...La Dianética despierta a la gente. No es hipnotismo que los pone a dormir. ¿Puede pedirse una diferencia mayor en polaridad?". Libro 3, Capítulo 5, pág 221. Nótese que todo el proceso es una serie de órdenes y el Cancelador es una descarada sugestión hipnótica. El pre-clear (o la víctima) está siendo sugestionado todo el tiempo. Por cierto, este libro se promueve como un best-seller de auto-ayuda. Auto-ayuda, en el sentido estricto, es auxiliarse a sí mismo sin necesidad de otra persona o recurso. De otro modo, ya no es auto-ayuda. Es lógico. Pero como demuestra lo anterior (y léase la parte 3 del libro, "Terapia") se vuelve necesaria la asistencia de otra persona que asuma el rol como Auditor, ya que uno no puede auditarse a sí mismo. Por lo tanto, Dianética NO es auto–ayuda. Es hipnosis disfrazada, vendida como una gran técnica de superación personal. Y sabemos que la hipnosis genera fantasías, sus resultados son inciertos y puede ser peligrosa.

Mr. Hubbard y su Libro 1.
Sé que un precario análisis de este libro no es suficiente para refutar a la Cienciología en su totalidad, pero estando su "ciencia" equivocada desde la base, deduzco que todo lo que se desprende de ella es errado también.

Sería redundante apelar a la historia de Xenu (el llamado Indicente 3, Muro de Fuego) para refutar a la Cienciología. De hecho no es lo más descabellado. En el libro ¿Ha vivido usted antes de esta vida?, Ron Hubbard nos ofrece algunos testimonios de preaclarados sobre sus vidas pasadas en este y otros planetas, obtenidos mediante el procesamiento. Asegura que estos reportes son auténticos testimonios, los cuales más bien parecen sacados de una novela pulp. No hay evidencias sólidas que validen estos testimonios, por lo tanto no pueden tomarse con seriedad sino como meros (y simplones) ensayos literarios del autor, vendidos como testimonios reales en un libro.

En el diccionario de Dianética y Cienciología encontramos definiciones como estas:

Confederación Marcab: Varios planetas unidos en una muy vasta civilización la cual ha avanzado a través de los últimos 200,000 años. Está formada de fragmentos de civilizaciones anteriores. En los ultimos 10,000 años han seguido en una clase de civilización denigrante y decadente que contiene automóviles, trajes formales, sombreros de fieltro, teléfonos, naves espaciales. Una civilización que se ve casi como un duplicado exacto, pero que es peor que la civilización actual de los EU.

Helatrobus: Una nación interplanetaria. Un gobierno de poca monta. No llegó a mucho.

Confederación Galáctica: La antigua unidad política de la cual el sistema solar era parte.

¿Cómo sabe Mr. Hubbard sobre estas naciones y civilizaciones? Nunca lo sabremos, pero él nos asegura la existencia de una civilización similar a la nuestra, sólo que con naves espaciales. Ante este tipo de conceptos es inevitable tomar por ridículas las creencias de esta secta pero aunque ridícula, está lejos de ser inofensiva. Sugiero se visite esta página en la que se encuentran análisis más minuciosos y extensos sobre la Cienciología y su "Tech". Está en inglés pero vale la pena.

Un estudio que refuta la "Auditación", aquí.

No está de más puntualizar que la meta de la Cienciología es la aclaración planetaria.

Nota: Todos los comentarios pro-cienciología o que enlacen a alguna página de dicha secta serán eliminados.