jueves, 18 de marzo de 2010

Otra vieja auto-descripción.

Así me describí en mi extinto Hi5 a principios del 2008:

Puedo hacer incontables referencias a mis hábitos, costumbres, gustos, creencias y demás aspectos superficiales con los cuales te formarías un concepto de mí y a través del cual intentarías definirme. Te sentirías conforme al reducirme a una fórmula y creer que me conoces. Puedo fabricarme una falsa imagen alrededor, exagerando las cualidades que tenga y atribuyéndome las que no, abusando de innumerables adjetivos, contradictorios entre sí para hacerme el interesante y llamar la atención; siendo así, sin saberlo, pretensioso y ridículo. Puedo decir que explicarme a mí mismo es vano, abandonar todo intento de descripción y dedicarme a un infinito y estricto Auto-Conocimiento.

O puedo simplemente decir que no hay nada interesante en mí, no tengo ninguna cualidad sobresaliente, pero me esfuerzo por ser, como diría Aristóteles, "noble y magnánimo". Algunos dicen que soy amable, otros que soy voluble, desconsiderado y difícil de tratar, que me falta desenvolvimiento, y tienen razón. No soy muy sociable, carezco del "Savoir Faire" que tienen los grandes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios están siendo felizmente moderados.