sábado, 7 de abril de 2012

En días aciagos...

Tener presente que, después de todas las derrotas y pérdidas, no se nos ha arrebatado todo. Nuestra más íntima voluntad permanece. Ella nos impulsa a aferrarnos y persistir aunque nos consuma el desánimo, recordándonos que siempre podemos influir en nuestras circunstancias, en apariencia inalterables.


"La desgracia descubre al alma luces que la prosperidad no llega a percibir"
Blaise Pascal.

2 comentarios:

  1. Hola!!!
    Cuando quieras pasa por mi blog...tienes un premio esperándote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Patuka Li, ¡muchísimas gracias! :)

      Eliminar

Los comentarios están siendo felizmente moderados.